domingo, 2 de diciembre de 2007

inevitables pasos

En junio escribí sobre la muerte de uno de mis compañeros de trabajo, el 14 de agosto mi abuela falleció en Lima, la enterraron al día siguiente por la tarde, ese mismo día cuando los familiares ya habían regresado de la ceremonia, se produjo el terremoto de Pisco , la semana pasada el hijo de uno de mis mejores amigos de la universidad nació con una deficiencia cardíaca, el bebé no resistió y falleció al segundo día...
estos tres hechos son de los más tristes que me han afectado este año, lo de mi abuela uno lo podía esperar y creo que, aunque suene un poco cruel, era lo mejor que podía pasar, ya que ella no podía caminar, la tenían que ayudar en sus necesidades, y ya no reconocía a sus hijos...
inesperado fue lo de mi amigo, aunque me enteré que ya venía con problemas de salud los últimos meses, y fue como un derrumbe, era inevitable, recuerdo que cuando se fue de Santiago lo ayudamos a terminar de empacar, y dudo ahora si esa vez fue la última vez que lo ví...
lo del hijo de mi amigo es lo que más pena me ha traído estos días, era su primer hijo, se casó el año pasado y en febrero pude conocer a su esposa, en los meses siguientes me enteré que ellos estaban esperando un hijo y me alegraba por eso, incluso hace 4 semanas le organizaron un baby shower, es decir, lo esperaban con mucha ilusión, y el lunes pasado otro amigo de la universidad me informa por correo de esa mala noticia, y no puedo dejar de pensar que eso también pudo pasarle a mis hijos...
son esas noticias las que uno no quiere recibir, y que al enterarse quizá sea mejor guardar silencio, reflexionar y dar una plegaria...

9 comentarios:

K-tron dijo...

Esas son las malas noticias de las que uno no quisiera escuchar ni enterarse.

Como tú decías, lo de los abuelos uno se lo espera de una u otra manera, pero la muerte de un compañero de trabajo y el hijo de un amigo, no son para nada alentadoras.

Esas noticias nunca son bien recibidas, pero tenemos que convivir con ellas.

Saludos!

Tricia dijo...

Jamás serán noticias que uno quisiera escuchar...
Es una pena lo del bebé de tu amigo...Imagínate cómo deben haber estado ilusionados con la espera...que terrible...
Es muy penoso cuando son personas jovenes llenas de vida o niños...
Ahora cuando se trata de pesonas mayores como dices es más lógico que pase... y aunque uno quiera mucho, por ejemplo en mi caso a mi abuela... y quería tenerla toda la vida... de verla con tanto sufrimiento, esa lenta agonía, al final lo único que quería era que se mueriera luego...
Un abrazo
;)

Paula... Andrea dijo...

En realidad es para reflexionar y dar gracias por tu vida.
Que tristeza la de tu amigo con su primer hijo, ojala la desgracia les traiga solo mas unión a la pareja y familiares para tratar de superar lo mejor posible la pena.
Saludos.

Jaime Ceresa® ( Vota en los Premios Cero Aporte 2007 - La Página®) dijo...

Malas noticias pues..que te puedo decir...pero la vida es así..y sobretodo la muerte es algo que se escapa de nuestras manos.-

Cuídate.-

Ursula dijo...

Qué terrible Rahm, no conozco a tu amigo ni a su esposa pero la noticia me ha impresionado mucho. No quiero ni imaginarme la tristeza. A veces no entiendo las injusticias de la vida.

Besos

Blood dijo...

La mente humana es cada día más misteriosa para mí: siendo el único hecho seguro en nuestra existencia, sigue siendo el más inesperado.

Saludos sangrientos

Blood

 kotto dijo...

uuufff son noticias como bien dices que uno no quiere recibir...
me impresionó el caso del bebe de tu amigo...
muy fuerte

Negrita dijo...

Tiene mucha razón el doc blood, es de lo único que tenemos certeza sin embargo no es un tema que manejemos o con el que nos reconciliemos..
La muerte seguirá siendo uno de los capítulos más dolorosos que nos toca vivir, no sabemos como reaccionar, qué decir, como enfrentarla..
Bueno al menos yo.. con mucha fe, aunque me cuesta igual.
Abrazos para ti con cariñito..

Carola

Pao dijo...

Siempre es lamentable enterarse de este tipo de noticias, tu sabes, el ciclo de la vida no perdona. La factura siempre llega, a veces prematuramente y en otras tantas luego de un largo recorrido.
Somos comunes mortales y no nos queda mas que acompañar a aquellos deudos que han llevado la peor parte, y no olvidarles, que es la mejor manera de homenajear una vida.
En el caso del recien nacido, se ha convertido en un angel mas... libre de toda maldad y bueno, fuerza para los padres.

Mas saludos y animos desde aca.

Pau